Es un hecho innegable que la mayoría de la población mundial no puede comenzar su día sin beber una taza de café. Es el líquido que nos reconforta, nos entibia, nos despierta y nos deja listos y dispuestos para conquistar todo tipo de desafíos. Sin embargo, y si alguna vez te lo preguntaste, es posible beber demasiado café en la vida y sus consecuencias pueden ser letales. Aunque, sólo para que te quedes tranquilo, te adelanto que las cantidades son tan estratosféricas que a menos que consumas cafeína pura, todo estará bien.
Según lo que el doctor Robert Glatter le comentó recientemente a USA Today, es posible que el café llegue a matarnos, pero para ello deberíamos beber muchas tazas de café o ser consumidores de cafeína pura:

“Se requerirían entre 50 a 100 tazas de café alcanzar una dosis letal. Eso sí, una cucharada de cafeína pura en polvo sí puede ser letal si se consume de una sola vez. La dosis recomendada de cafeína en polvo es de 1/16 de cucharadita”.

Según la FDA (el organismo estadounidense que regula los alimentos y medicamentos) un adulto promedio puede beber hasta 400 miligramos de cafeína cada día sin problemas, es decir entre cuatro a cinco tazas de 230 ml cada una. Creo que son muy pocas personas las que beben tanto.

Obviamente, la cafeína no se encuentra sólo en el café: el té, el chocolate y las bebidas energéticas también lo tienen, una razón más por la que mezclar bebidas energéticas con alcohol no siempre es una buena idea.

Al final del día, lo ideal es nunca pasarse de los máximos establecidos y monitorear cuidadosamente cómo te sientes al beber café. De esa forma no tendrás que decirle adiós a tu café favorito de Starbucks y evitarás sentirte nervioso o ansioso a lo largo del día.