Hace unos meses la Casa Real británica anunciaba que el Príncipe Felipe se retiraba de la vida monárquica y comenzaría una vida “normal”, alejada de los medios y los deberes de la corona. Si bien las razones no fueron difundidas y simplemente se apeló a la jubilación del esposo de la Reina Isabel II, recientemente comenzó a especularse que probablemente se debió a su salud.

De hecho, hace unas horas el Príncipe Felipe fue internado en el Hospital King Edward VII, en Londres, como medida de precaución contra una infección, según informó el palacio de Buckingham.

En una ocasión el príncipe había comentado que estaba descansando de los “eventos públicos”. Aunque asistió recientemente a la celebración Ascot Real junto a los duques de Cambridge (William y Kate), además de Camila Parker-Bowles. Y también estuvo presente en la celebración de cumpleaños de la Reina Isabel II.

No es la primera vez que Felipe es hospitalizado. En 2008 fue ingresado a urgencias por una infección pectoral. Y luego, tres años más tarde, pasó la Navidad hospitalizado luego de una cirugía para destapar una arteria coronaria.

Luego, en 2012, volvió a urgencias por una infección en la vejiga. Y en 2013 fue operado en el abdomen.